Patty´s Colletion enfrenta la crisis con determinación y nuevas ideas

Los más grandes emprendimientos han surgido en momentos de crisis, porque es ahí donde sin tener nada ganado, se busca sobrevivir alejando la desesperación y el fracaso. Eso fue lo que le sucedió a María Ponce de Guitiérrez hace tres años cuando ella y su esposo se quedaron sin trabajo y con una familia que mantener.

Luego de recibir su carta de despido María sintió que el mundo se le venía encima, llegó a su casa y ver a sus tres hijos entendió que no era tiempo de sentarse a llorar, sino de echar mano de lo que tenían en sus bolsillos y comenzar de cero. Su esposo Nery Gutiérrez y ella, habían trabajado en una maquilla, él como cortador de telas y ella en el cargo de supervisora de producción.

Sin embargo, al principio les dio miedo lanzarse a producir y compraron ropa americana clasificada y se pusieron a venderla. Algunas piezas venían dañadas, entonces invirtieron en una máquina plana para hacerles reparaciones.

Aunque no les iba mal su visión no era vender lo hecho por otras personas, sino hacer ellos sus propias creaciones y es así como María comienza a diseñar y confeccionar ropa deportiva para damas.

El chispaso que les llevó al éxito

Aunque ya su situación económica estaba ya mejor, esperaban ese chispazo de buenas ideas que cuando llegan hay que aprovechar. Un día Vivianne, la hija mayor le pidió a María una blusa lenca. “Le dije que yo misma se la haría, aunque no sabía cómo”, confiesa la emprendedora hondureña que ha hecho de las crisis su mejor fuente de éxito.

María tenía dos semanas para diseñar y confeccionar la camisa lenca, porque su hija quería lucirla en un cumpleaños. Hizo una y fue un fracaso, pero de los errores aprendió e hizo una blusa que cautivó no solo a su hija, sino a todos los que se la vieron a Vivianne, quien con aquella petición abrió el camino para que su familia transitara a convertirse en los propietarios de Patty´s Collection, tienda que hoy se encuentra en Dos Caminos, en Villanueva Cortés.

Los amigos, parientes y vecinos, comenzaron a encargarle camisas lencas a María, quien vio ahí la oportunidad de pasar a otro nivel su empresa dedicándose al diseño y confección de prendas, carteras, zapatos y accesorios de cultura lenca y africana. Sus prendas destacan por los tejidos lencas, bordados y pintados a mano.

Resurgiendo en plena pandemia

Todo iba de maravilla porque ya sus creaciones son reconocidas en toda la zona norte, donde muchos clientes compran sus piezas para enviarlas a sus familiares y amigos en el extranjero… Pero directamente del otro lado del mundo llegó un monstruo llamado Coronavirus que tiene de rodillas a Honduras y el mundo entero.

Las mascarillas con el mapa de Honduras son unas de las pedidas por los extranjeros y nacionales.

Con la pandemia las ventas comenzaron a descender, pero de nuevo María decidió levantarse y darle la cara a la crisis con valentía. Comenzó el confinamiento con una serie de medidas que golpearon más la economía; sin embargo esas restricciones sirvieron para prosperar el negocio de María.

“Me enteré que estaban agotadas las mascarillas, un cliente me llamó para pedirme un lote de ellas y le dije que nunca había hecho, pero que si me daba la oportunidad de probar, no lo defraudaría. Nos pusimos a trabajar y el cliente quedó encantado con lo que hicimos y nos hizo un pedido de 200 tapabocas”, cuenta.

Así comenzó a hacer de la crisis una buena oportunidad para crecer y los bordados y pintura textil de colibrí esmeralda, guacamayas y otras figuras alusivas a la cultura hondureña, pasaron a estamparse en mascarillas o tapabocas.

El virus arreciaba y la competencia también. Hubo una semana en que su empresa no vendió absolutamente nada y María cayó presa de la angustia y la desesperación. “Me encerré en mi cuarto, estaba desesperada. Pero como no es mujer de quedarse caída, se levantó otra vez. Junto a sus hijos hicieron un video mostrando la confección de las mascarillas, que poseen filtros especiales y telas de calidad, lo subieron a las redes sociales, junto a muestras de turbantes a juego con los tapabocas.

Mascarillas con texturas lencas, los de más demanda.

Comenzaron a recibir pedidos de mascarillas personalizadas y otras a juego con los turbantes, que son ya una moda entre las damas. “Tenemos pedidos a nivel nacional e internacional”, relata la emprendedora que le ha ganado la batalla al coronavirus, si de economía hablamos.

Hoy en día con un nuevo aprendizaje Patty´s Collection sigue produciendo pendras para hombres y mujeres, mascarillas y turbantes, seguros de seguir caminando con trabajo, esfuerzo y decisión, esperando cada día mejores expectativas y mayores bendiciones.

COMPARTE