Más no siempre es mejor con productos para el cabello

Si unas cuantas de tus gotas para brillo hacen maravillas en tu pelo, entonces, más debe ser mejor, ¿verdad? Pero esta afirmación no es válida cuando se trata de productos para el cabello, ya que según los expertos, los tratamientos de belleza deben aplicarse en las cantidades correctas para que surtan el efecto deseado.

Por ejemplo una cantidad menor de un suero anti-revitalizador, puede hacer que el producto no funcione en absoluto; de igual manera, una cantidad demasiado grande de un acondicionador profundo podría significar cabello graso y puntas abiertas.

Para que no sabotees tu rutina de belleza, te dejamos las recomendaciones de los saben sobre las cantidades adecuadas que debes utilizar con tus productos para el cuidado del cabello.

Acondicionador sin enjuague

Tamaño de la porción: Una moneda

Demasiado acondicionador sin enjuague dejará tu cabello opaco y sin brillo. Además, corres el riesgo de que tu cabello se vuelva grasoso con el tiempo.

CONSEJO: Cuando apliques este tipo de producto, comienza en los extremos y evita las raíces; si tu cabello es largo puedes aplicarte un poco más de la cantidad recomendada, si por el contrario lo tienes arriba de los hombros, necesitarás menos que una moneda. 

Acondicionador profundo

Tamaño de la porción: Un albaricoque

Los tratamientos de acondicionamiento profundo, son esenciales para mantener el cabello saludable, y cuando los utilices debes asegurarte de cubrir cada hebra con suficiente producto.

CONSEJO: Después de aplicar, colócate un gorro de baño, para que el acondicionador penetre más en el pelo.

Protector de calor

Tamaño de la porción: Una uva

Contrario a lo que puedes creer,  si usas demasiado protector, corres el riesgo de que en lugar de ayudar, el producto te seque el cabello. Al aplicar este tipo de tratamientos concéntrate en las zonas más dañadas y masajea suavemente.

Gel

Tamaño de la porción: Un limón

Si colocas más de un cuarto  de gel, corres el riesgo de que tu cabello quede tostado y que te sea difícil de peinar. Para una aplicación perfecta, aplica el gel en tus manos, luego masajea suavemente para evitar grumos. Después de este simple proceso, el producto ya estará listo para tu cabello.

Crema para rizos

Tamaño de la porción: Un tomate cherry

Para evitar rizos crujientes, trabaja una pequeña cantidad en el cabello húmedo, concentrándose en las zonas donde se tiene la menor cantidad de rizo. Luego, peina para una distribución uniforme.

Champú

Tamaño de la porción: Una fresa

Si utilizas demasiado champú, podrás lavar los aceites naturales que protegen el cabello.  CONSEJO: Con un ligero masaje, aplica el champú sólo a las raíces. Enjuague con agua limpia hasta que tu cabello este totalmente libre del producto.

Acondicionador

Tamaño de la porción: Una nuez

Tu cabello es más saludable en las raíces (donde nace y crece) por lo que sólo necesita suficiente loción para sus extremos - por lo general las partes más secas de tu cabello. Si tu cabello es más largo que un par de pulgadas más allá de los hombros, es posible que necesites un poco más de producto.

Shine Serum

Tamaño de la porción: Un guisante

El exceso de gotas para brillo, hará que tu pelo se pegue y luzca sucio y opaco, lo que es totalmente incómodo.

CONSEJO: Deja caer en tus manos una cantidad pequeña cantidad de loción y masajea en las manos primero. Luego aplícala a partir de la mitad del cabello hacia abajo, y masajea hacia los extremos. Siempre se puede añadir más si tu cabello es más largo.

Mousse

Tamaño de la porción: Una mandarina

El exceso de la crema batida en un área, podría secar y endurecer el cabello, asimismo puede producir casca y exceso de grasa.

CONSEJO: Aplica el mousse primero en las raíces, porque es ahí  donde el cabello necesita ser más estilizado. Peina el cabello antes de que se seque el producto.

Esperamos que estos consejos les ayuden y sigas el consejo de lo expertos.

COMPARTE

Deja un comentario