El Chavo del 8, la historia que nunca dejas de ver

Pocos programas o series televisivas han tenido tanto éxito como “El Chavo del 8”, una producción de los años 70 que aún es querido por el público del mundo entero.
Fue creada protagonizada por el fallecido Roberto Gómez Bolaños “Chespirito”, quien por muchos años interpretó aun niños huérfano que vivía en una vecindad.
El primer capítulo de 'El Chavo del 8' fue en realidad un sketch de la serie ‘Chespirito’ y se emitió el 20 de junio de 1971. El programa, según han reportado varios medios, fue visto en promedio por 350 millones de personas a la semana.

El elenco era como una familia.


Un éxito mundial
‘El Chavo del 8’ tuvo éxito en aproximadamente 90 países. Rusia, Italia, China, Corea, Japón, Tailandia, Marruecos, Grecia, Angola e India, entre otros. De hecho, esta comedia fue doblada a más de 50 idiomas como: italiano, portugués, japonés, francés, chino, alemán e inglés.
Chespirito’ fue de los primeros en usar la pantalla verde (Chroma Key) para, por ejemplo, clonar a un mismo actor (cuando salía el Sr. Barriga y su hijo Ñoño o el Chapulín Colorado y El Chavo) o cambiar el fondo de alguna escena para que un personaje volara o se viera más pequeño.

 ¿Por qué se llamaba El Chavo del 8?
El programa se llamaba ‘El Chavo del 8’ porque inicialmente se transmitía por el Canal 8.
Pero después que cambió a un canal más importante, "Chespirito" tuvo que buscar una excusa para el 8, así que inventó que el personaje vivía en el departamento número 8.

Se supone que El Chavo vivía en este barril.

 El Chavo del 8: su icónico barril
Y es que, aunque muchos piensan que El Chavo vivía en su icónico barril, este sólo era un escondite. Cierto es que jamás se vio en pantalla su departamento ni la persona con la que supuestamente vivía.
¿Cómo se llama El Chavo?
Aunque se ha dicho que el nombre de El Chavo es Rodolfo Pietro Filiberto Raffaelo Guglielmi, ese dato no se ha confirmado. De hecho, nadie sabe en realidad su nombre pues cada vez que el personaje iba a decirlo, lo interrumpían.
Amaba las tortas de jamón
Aunque El Chavo adoraba las tortas de jamón, apenas lo vimos comiéndolas en dos episodios.
Todo de memoria
Roberto Gómez Bolaños (El Chavo), Ramón Valdés (Don Ramón), Carlos Villagrán (Quico), María Antonieta de las Nieves (Chilindrina), Florinda Meza (Doña Florinda), Rubén Aguirre (el profesor Jirafales), Angelines Fernández (Doña Clotilde) y Édgar Vivar (el señor Barriga) nunca actuaron con apuntador.
Una historia conmovedora
Una vez, en una gira del elenco, un niño humilde se le acercó a Gómez Bolaños y le dio todo su dinero para que pudiera comprarse una torta de jamón. El actor, conmovido, aceptó las monedas para no romperle la ilusión al pequeño.
Un final trágico
En cierta ocasión Gómez Bolaños reveló que había pensado en un trágico final para su personaje: que muriera atropellado tratando de salvar a otro niño. Pero su hija psicóloga le aconsejó no hacerlo, porque podía provocar traumas en el público infantil.

El llanto de El Chavo: “pipipipi”
Al principio, El Chavo lloraba de forma distinta, pero luego ya hizo su clásico “pipipipipi”.

Los primeros personajes
En los primeros episodios, sólo salían cuatro personajes: El Chavo, Quico, la Chilindrina y don Ramón
Don Ramón y sus oficios
El personaje de Don Ramón tuvo muchos oficios a lo largo de la historia, entre ellos vendedor de churros, globero, ropavejero, peluquero, carpintero, boxeador, lechero, fotógrafo, pintor, zapatero, músico y torero.
El origen de Quico
En 1971, Chespirito le dijo a Carlos Villagrán que escogiera un traje de niño porque iba a hacer el personaje de Quico, y el actor encontró el traje de marinerito, pero como no quería parecerse a Chabelo, se puso una gorrita.


Los cachetes de Quico
Los cachetes inflados de Quico (Carlos Villagrán) eran naturales. El actor no usaba ningún tipo de relleno o prótesis, sólo llenaba sus mejillas de aire y hablaba al mismo tiempo.

 La Bruja del 71
El personaje de Angelines Fernández, Doña Clotilde “La Bruja del 71”, se llamó así pues comenzó su relación laboral con Gómez Bolaños en 1971, y se eligió ese número para su departamento.
Las pecas de La Chilindrina
A La Chilindrina la llamaron así porque sus pecas la hacían parecerse a una pieza de pan mexicano que está espolvoreado con azúcar y que aparenta tener “pecas”.

 Los vestidos de La Chilindrina
Se sabe que la mamá de María Antonieta de las Nieves (La Chilindrina) fue quien se encargó de realizarle los vestidos al personaje interpretado por su hija.
La voz de La Popis
Al principio, la voz de La Popis (Florinda Meza) era gangosa, pero luego un hombre le dijo a Gómez Bolaños que su hijo tenía ese problema y otros niños se burlaban de él. Así, La Popis no salió durante un tiempo y después volvió reinventada y hablando normal.


El origen del enojo del Profesor Jirafales
Según contó Rubén Aguirre, la idea del famoso “Ta ta taa” que decía el profesor Jirafales surgió de un maestro de su infancia llamado Celayo Rodríguez, que se enojaba de esa manera.
No a la película
El exjugador de futbol Pelé llamo a Gómez Bolaños para proponerle hacer la película de 'El Chavo del 8', pero el actor no quiso llevar este personaje al cine.
El Chavo del 8: adiós a El Chavo
Aunque la serie culminó en 1980, el último sketch se emitió durante un segmento del programa ‘Chespirito’, el 12 de junio de 1992.

El Chavo del 8: continúa su legado
En algunos países, por algunas temporadas, han vuelto a transmitir esta icónica serie. Además, se lanzó una caricatura en su nombre y hay muchas representaciones de El Chavo del 8, como su figura de cera.

COMPARTE

Deja un comentario