Cruise Origin, el vehículo eléctrico que no tiene volante ni pedales

El Cruise Origin es un vehículo eléctrico autónomo y de viaje compartido creado por Cruise, una subsidiaria de General Motors que también cuenta con el respaldo de Honda. El Origin, que requerirá una exención del gobierno al no tener todas las partes de un automóvil, aún no tiene fecha de salida al mercado.

General Motors y Honda presentaron el martes por la tarde su flamante auto autónomo eléctrico: es el Cruise Origin, que puede llevar a seis pasajeros y que no tiene volante ni pedales de control.

Aunque el vehículo ya está en producción, falta mucho para que llegue a la calle. "Nuestro trabajo está lejos de estar terminado", afirmó Dan Ammann, el directivo a cargo del proyecto Cruise, durante la presentación.

Dan Ammann, el directivo a cargo del proyecto Cruise, durante la presentación.

Cruise es una firma californiana que GM compró este año por casi mil millones de dólares, y que venía desarrollando software para ayudar a los autos a manejarse sin ayuda humana, un logro que hace un lustro la mayoría de los fabricantes calculaba que llegaría en 2021, pero que ahora se avizora mucho más lejano.

Primero, como taxi

El Cruise Origin tiene puertas que se deslizan a lo largo de la carrocería y puede llevar a seis personas, que viajan mirando al centro del vehículo; hay conectores USB para recargar baterías y pantallas cerca del techo; es un diseño muy similar al de otros fabricantes, que lo han adoptado pensando en su uso como taxi, que será la primera misión del Cruise Origin una vez que la compañía esté segura de su funcionamiento.

Lo han adoptado pensando en su uso como taxi.

El auto también podría ser usado como vehículo de reparto autónomo: GM dice que lo diseñó para que dure seis veces más que un auto convencional. Aunque el auto será fabricado por GM, Honda es parte del proyecto, ya que aportó una cuota sustancial de la inversión inicial.

Interior del Cruise Origin.
COMPARTE